La Escuela Normal Rodolfo Menéndez de la Peña, una escuela de vanguardia en el país

Secretaría de Educación
15-01-2004

M�rida, Yucat�n, a 15 de enero de 2004. Con las ma�anitas y el corte del tradicional pastel, hoy celebr� el CXXII aniversario de la fundaci�n, de Escuela Normal Urbana Rodolfo Men�ndez de la Pe�a.

La directora del plantel, Dra. Graciela Cort�s Camarillo, indic� que esta celebraci�n significa reiterar el compromiso que tenemos con la sociedad en la b�squeda de la calidad integral, no solamente de los aprendizajes, sino en la calidad de vida que promovemos en los ni�os y en las ni�as.

-Teniendo la escuela normal como lema “,,,,,formar para la diversidad, por una escuela incluyente”,,,,,, sintetiza el concepto de calidad que tenemos: una escuela es de calidad cuando es incluyente.

Sobre el papel que juega en la sociedad actual la Normal, la funcionaria expres� que la compara con el papel del coraz�n, no s�lo por la funci�n que cumple que es muy importante, sino tambi�n por la pasi�n.

-Para mi las escuelas normales son el coraz�n de los sistemas educativos del pa�s, porque si las normales est�n bien, podemos aspirar a que todo el sistema educativo est� bien -expres�.

Asimismo, se�al� que se registra buen avance en la nueva pol�tica para la transformaci�n de la educaci�n normal y anunci� que en este mes participar� en una reuni�n nacional para el an�lisis del documento rector que ser� presentado a los secretarios de Educaci�n delos estados del pa�s.

La funcionaria enfatiz� que Yucat�n va a la vanguardia y es ejemplo en el �mbito nacional sobre la educaci�n normal, por ejemplo, cit� que el ingreso a las normales se realiza por conducto de un examen de selecci�n, quedando atr�s el ingreso de los “,,,,,recomendados”,,,,,.

Otro avance es que los maestros ingresan al servicio educativo mediante un examen de oposici�n, lo que no se da en otras entidades del pa�s y que se tomar� en cuenta en la nueva pol�tica educativa.

Como parte de los festejos del aniversario 122 de la Normal, a lo largo de esta semana ha habido diversas actividades sociales, culturales, deportivas y c�vicas.

EL VALOR SOCIAL DEL MAESTRO

Conferencia del Profr. F�lix Novelo Coello, director de Educaci�n Primaria, con motivo del 112 Aniversario de la Normal Rodolfo Men�ndez de la Pe�a.
15 de enero de 2004.

Iniciando la segunda mitad del siglo pasado popularmente se aseguraba en nuestro pa�s que los tres elementos necesarios para desarrollar la calidad de vida de un pueblo eran: el maestro, el m�dico y el sacerdote. En ese orden, porque en muchas comunidades nunca lleg� un doctor y los sacerdotes s�lo las visitaban cuando se realizaban las fiestas en honor al santo patr�n. En cambio el maestro estaba all� y en la mayor�a de los casos cumpliendo tambi�n los papeles de m�dico y sacerdote.
Este pensamiento popular nos da una clara idea del valor social que tuvieron en la comunidad mexicana, maestros, m�dicos y sacerdotes. Nos ilustra tambi�n sobre el protagonismo que tuvieron en el desarrollo comunitario los maestros, sobre todo aquellos profesores rurales que realizaron su tarea como un verdadero apostolado.
Los sacerdotes perdieron puntos en su valoraci�n social al promoverse en nuestro pa�s otras religiones adem�s de la cat�lica, que aunque sigue siendo mayoritaria en M�xico, con la crisis de valores actual, la difusi�n del pensamiento cient�fico y los esc�ndalos en que se han visto envueltos varios sacerdotes, los padres ven disminuido su impacto ante la sociedad.
Los m�dicos, al masificarse la carrera, no estaban preparados para trabajar en zonas marginadas y se negaron a prestar sus servicios en las cl�nicas rurales o en lugares apartados de los centros urbanos donde hab�an cursado su carrera. En Oaxaca por ejemplo, fue muy comentado a principios de los a�os 80 el caso de una cl�nica de especialidades, construida en Puerto Escondido a petici�n de los trabajadores afiliados al ISSSTE que por mucho tiempo no funcion� porque ning�n especialista aceptaba trabajar en esa plaza.
�Y con el maestro…,,, qu� pas�? �En qu� momento nos distanciamos de la sociedad, para perder el papel de l�deres y ap�stoles del desarrollo social que durante mucho tiempo realizamos? �Cu�les fueron los factores que nos alejaron del compromiso social inherente a una carrera tan profundamente humana, como la de MAESTRO?
Para dar respuesta a estas interrogantes es necesario conocer primeramente los sentidos que la sociedad le otorga a la educaci�n y despu�s, como visualiza esa sociedad la tarea del maestro.
Entonces encontramos que con respecto al sentido que la sociedad le otorga a la educaci�n, se encuentra anclada en el pasado: hist�ricamente en su primer momento, durante el fin de la colonia y etapa de lucha por la independencia, la educaci�n mexicana se fundamenta en ideales de liberaci�n, m�s adelante, despu�s de la independencia y antes de la revoluci�n, en la construcci�n y consolidaci�n del Estado, despu�s, durante el per�odo postrevolucionario e inicios de los 80, en el progreso de la naci�n, finalmente, de los 80 a nuestros d�as, en el crecimiento. Estos sentidos se dieron a trav�s de distintas corrientes de pensamiento, particularmente el liberalismo y el positivismo.
Sin embargo, las nuevas corrientes de pensamiento (neoliberalismo econ�mico) as� como el producto de recientes investigaciones educativas realizadas en Am�rica Latina, se�alan la necesidad de indagar nuevos caminos para renovar a los sistemas educativos que permitan generar productos capaces de actuar conforme al ritmo vertiginoso de cambios en el conocimiento, en la informaci�n, en las estructuras familiares y organizacionales de las instituciones educativas que antes prove�an la movilidad social, el empleo seguro y la cohesi�n social.
Con respecto a como ve la sociedad al maestro, esta caracterizaci�n se encuentra a partir del siglo pasado entre dos paradigmas: el de la vocaci�n y apostolado, y el del oficio aprendido. Uno es de car�cter racional que define la actividad docente como un arte cient�fico, como una pr�ctica orientada por principios y conocimientos formales aprendidos en instancias espec�ficas (escuelas normales), otro, de car�cter no racional, no electivo, de dimensi�n vocacional, afectiva y casi sagrada del magisterio como un apostolado, es decir como una pr�ctica a la que alguien se consagra y sin que medie un inter�s instrumental o de recompensa material. Esta dosificaci�n contradictoria pero efectiva hace del maestro una categor�a social con perfil propio y diferenciado del resto de los profesionales cl�sicos.
En la actualidad, aunque en algunos �mbitos sociales a�n persiste la rom�ntica caracterizaci�n del pasado, la construcci�n social del magisterio se organiza dentro del espacio social estructurado por dos polos t�picos: el del maestro trabajador y del maestro profesional. La primera se inscribe dentro del espacio del propio magisterio, la segunda se inscribe dentro del discurso de los programas de modernizaci�n educativa impulsada por los organismos internacionales como la UNESCO, el BM y el BID.
Se�alaremos dos dimensiones para una comprensi�n m�s integral de lo que est� en juego para definir el puesto de maestro: primeramente, la masificaci�n de la escolaridad, la vulgarizaci�n y banalizaci�n consecuente del oficio, la elevaci�n de los niveles de escolaridad media de la poblaci�n y p�rdida de valor relativo del capital escolar detentado por los maestros, la introducci�n desigual de innovaciones tecnol�gicas y sus efectos sobre la divisi�n del trabajo pedag�gico y la aparici�n de nuevos saberes y especialistas, y segundo, la aparici�n de actores colectivos, intereses y estrategias expl�citas orientadas a la cr�tica de la configuraci�n tradicional y su sustituci�n por el docente-profesionalizado.
Resumiendo, podemos afirmar que ser maestro es una combinaci�n estructural de tres caracter�sticas t�picas: conocimiento acreditado mediante t�tulos, autonom�a en el desempe�o, y prestigio y reconocimiento social. La profesionalizaci�n debe ser considerada como un proceso que implica estrategias, intereses y luchas concretas. Los maestros debemos poseer un determinado capital de conocimientos y habilidades, sacar el m�ximo rendimiento social del mismo y en consecuencia, tendremos el reconocimiento y respeto de la sociedad, de nuestros alumnos y de los padres de familia.
La pregunta ahora es �estamos logrando ese reconocimiento? Lamentablemente no, al menos no en forma generalizada, porque justo es reconocer que existen buenos directores, buenas escuelas y buenos maestros, pero los resultados de nuestros estudiantes que participan en las evaluaciones internacionales, ubican a M�xico en los �ltimos lugares comparado con los estudiantes de pa�ses de la Organizaci�n de Cooperaci�n y Desarrollo Econ�mico (OCDE).
Hemos avanzado significativamente en indicadores como la cobertura educativa, la atenci�n por niveles, disminuci�n del analfabetismo, absorci�n, disminuci�n de la reprobaci�n y la deserci�n escolar, y eficiencia terminal, pero en calidad hemos avanzado menos.
Esto es sumamente preocupante sobre todo para la Direcci�n de Educaci�n Primaria, pues est� probado que la educaci�n primaria es la columna vertebral para el desarrollo posterior del individuo y de la sociedad, en la primaria se construye la base educativa m�nima fundamental en el ser humano para implementar, sostener y construir oportunidades reales de aprendizajes posteriores. Adem�s, hist�ricamente, la educaci�n primaria, ha demostrado efectos importantes en lo que se refiere al bienestar de la poblaci�n, as� como efectos intergeneracionales sobre el estado de salud y nutrici�n de la infancia.
La experiencia adquirida primero como docente en zonas marginadas y semi-urbanas, as� como las vivencias como funcionario me permiten afirmar que tres estrategias fundamentales para elevar la calidad educativa son: la formaci�n inicial del maestro, la evaluaci�n del sistema educativo y el desempe�o docente.
(Desarrollo Profesional ).
Al respecto de la formaci�n inicial del docente, los autores rusos Sitarov y Latyshina, se�alan que al futuro maestro hay que formarlo mucho antes de que franquee el umbral de una normal, para que los aspirantes a ingresar a instituciones pedag�gicas, ingresen con plena conciencia de lo que hacen. Muchos de los que est�n cabalmente convencidos de que quieren ser maestros, proceden de familias de pedagogos hereditarios: son o han sido maestros no solo sus padres, sino tambi�n sus abuelos y otros parientes.
Otro importante motivo que estimula a algunos estudiantes normalistas es el ejemplo de un buen maestro. Influye tambi�n en la elecci�n de la carrera docente el gusto por la experiencia de trabajar con los ni�os.
Los psic�logos rusos distinguen tres grupos de aptitudes pedag�gicas: las personales que incluyen la simpat�a hacia los ni�os, la entereza y el domino de s� mismo y la facultad de mantener siempre en clase el estado psicol�gico �ptimo para el trabajo con los alumnos, las did�cticas, relacionadas con la transmisi�n de la informaci�n a los ni�os, la capacidad de explicar y la facilidad de expresi�n, y por �ltimo las organizativo-comunicativas que comprenden adem�s de las capacidades de organizaci�n y comunicaci�n, el tacto pedag�gico, la creatividad y el reparto de la atenci�n.
Los aqu� presentes que est�n actualmente cursando sus estudios normalistas, reflexionen honestamente acerca de la carrera que han elegido, y si encuentran que no tienen las aptitudes ni la motivaci�n para ser realmente maestros, si logran comprender que se han equivocado, est�n a tiempo de cambiar de rumbo. Pero si despu�s de reflexionar siguen pensando que est�n en el camino correcto, �no se den por vencidos! Tienen un gran trabajo en su porvenir.
Para apoyarles en su reflexi�n les mencionar� una breve relaci�n de cualidades personales muy importantes para la profesi�n de maestro:
1. Disposici�n buena y estable para el trabajo con las personas.
2. Aspiraci�n a comunicarse con las personas.
3. Incorporaci�n desinteresada al trabajo socio-organizativo.
4. Capacidad de comprender con rapidez las intenciones, pensamiento y estado de �nimo de otras personas.
5. Capacidad de orientarse con rapidez en las interrelaciones de las personas.
6. Capacidad para ponerse mentalmente en el lugar de otra persona.
7. Capacidad para recordar bien y tener en cuenta las cualidades personales de muchas y distintas personas.
Otra estrategia para mejorar la calidad educativa, es evaluar con responsabilidad y honestidad. En este sentido tiene que existir un sistema de evaluaci�n t�cnicamente confiable y socialmente cre�ble. Es fundamental evaluar todos los factores que inciden en la calidad del sistema educativo: los recursos humanos (alumnos, maestros, directivos, padres de familia) y materiales (edificios, libros, mobiliario), los procesos educativos o pedag�gicos (curr�culo, ense�anza-aprendizaje, metodolog�as) y administrativos, los productos quienes ser�n los egresados, con ciertos conocimientos, habilidades y actitudes. Sin evaluaci�n no podemos hablar de calidad, y �sta debe partir estimulando la evaluaci�n interna y externa del sistema.
Finalmente, sobre el desempe�o docente se�alar� que lamentablemente la calidad de la educaci�n que imparten los profesores es cada vez m�s cuestionada, a pesar de la aplicaci�n de programas emergentes y compensatorios, y que en los �ndices de percepci�n considerados por la OCDE, en M�xico existe relaci�n de mejor�a entre las condiciones f�sicas de las escuelas y los resultados acad�micos, y cuando se incluyen materiales educativos, definidos en sentido amplio, que contemple por ejemplo tecnolog�a y multimedia, la correlaci�n entre mejores condiciones y mejores resultados es m�s consistente, m�s significativa y m�s generalizada, no hemos registrado evidencia real del impacto que programas como Carrera Magisterial, Programa Nacional de Actualizaci�n Permanente (PRONAP), Escuelas de Calidad, PAREIB, Red Escolar, tienen en la mejora de la calidad educativa.
Quiz� por eso la iniciativa privada, acorde con el pensamiento neoliberal, en voz de H�ctor Rangel Domene, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) se�ala que la educaci�n en M�xico debe ser abierta al sector privado para modernizarla y hacerla m�s competitiva. Asimismo, asegura que ya no se requieren m�s escuelas de ense�anza b�sica ni maestros de primaria, recomiendan m�s conocimientos t�cnicos. A su vez, Le�n Halkin , presidente de la Confederaci�n de C�maras Industriales, agrega que hoy ya no requerimos m�s escuelas primarias, por supuesto, es un hecho, ni m�s maestros de educaci�n elemental, sino f�rmulas m�s t�cnicas, de mayores capacidades y ponernos al d�a en las capacidades de competitividad mundial. (El Financiero 17- 11-03).
Pese a estas evidencias, lo que sucede cotidianamente en la escuela y en el aula es lo m�s importante para caracterizar el desempe�o docente, lo dem�s es complementario. Esta aseveraci�n se demuestra con los resultados de la evaluaci�n del programa de Educaci�n de Calidad, aplicada por la SEP, donde el primer lugar nacional lo obtuvo la primaria General Pedro Antonio de los Santos de Tampamol�n Corona, SLP. Esta escuela ubicada en una comunidad ind�gena de 2 300 habitantes, no recibe desayunos escolares, no tiene computadoras y no se encuentra en �ptimas condiciones f�sicas, sin embargo, al ser entrevistados los maestros por la revista Contenido (nov. 2003), encontramos que los indicadores relacionados con el �xito obtenido son:
� Examen de diagn�stico que sirve para definir los programas espec�ficos a seguir con los estudiantes regulares y los rezagados.
� Cumplimiento estricto de los horarios de labores.
� Retroalimentaci�n un par de semanas antes de los per�odos de ex�menes.
� Entrega de diplomas no s�lo a los ni�os sino tambi�n a los padres de los mejores alumnos.
� Sentido de pertenencia del maestro hacia la escuela y la comunidad.
� Trabajo colegiado del personal docente.
�Campa�a permanente para fomentar los valores en la escuela (perseverancia, solidaridad, amistad, sinceridad y responsabilidad).
�Visitas domiciliarias y trabajo social de los maestros.
Creo que ya se ha expuesto una visi�n panor�mica del valor social del maestro, desde luego que el tema no est� agotado y que tampoco se pretende presentar la verdad absoluta, sin embargo los puntos mencionados, nos invitan a todos quienes trabajamos o pretendemos alg�n d�a trabajar en el interesante campo de la educaci�n a reflexionar sobre lo que es o ser� nuestro desempe�o. Los maestros debemos decidir cual es la huella que dejaremos a nuestro paso, si trabajamos comprometido con la b�squeda de la calidad, cuando nos retiremos de un centro de trabajo, tal vez la comunidad escolar diga: “,,,� qu� l�stima que ya se fue, era un buen elemento �”,,, pero si laboramos sin compromiso, con toda seguridad se dir�: "�qu� bueno que ya se fue, era un estorbo�".
En este mundo globalizado que habitamos, donde el maestro ya no es la �nica fuente de informaci�n para los estudiantes, debemos trabajar comprometidos con la calidad para recuperar el reconocimiento social que hemos perdido, la tarea es dif�cil pero no imposible. Para motivarnos, me despido leyendo un pensamiento de Fernand Dumont: “,,,Lo que nos dice un libro o una computadora puede ser tan verdadero como lo que ense�a un maestro. Pero a �ste lo necesitamos para que nos contagie de su pasi�n por la verdad.
Todos sabemos por experiencia que un "buen maestro" es aquel que logra despertar en nosotros inter�s por cualquier disciplina, aquel que hace que lo verdadero encuentre una aplicaci�n en nuestra vida diaria.

Fotos
FOTOS (0)
 
Videos
VIDEOS (0)
 
Audios
AUDIOS (0)

 

 

 

 

Artículos Relacionados

 

 

05 de julio de 2011

La ENSY celebra su 40 aniversario

 

11 de febrero de 2011

La ENSY festejará su 40 aniversario

 

02 de febrero de 2011

La Secundaria General número 7 celebra su XXX aniversario

 

15 de octubre de 2010

El CAM “Oriente” celebra su XXV aniversario

 

21 de junio de 2010

Sin mayores incidentes transcurrió el examen de ingreso a las Normales

 

04 de junio de 2010

SIIDETEY, ejemplo de integración de la ciencia en México

 

01 de junio de 2010

Celebrarán con un análisis de la ciencia en México el segundo aniversario del SIIDETEY

 

19 de mayo de 2010

La Escuela Primaria “Distrito Federal” cumple 100 años de fundación

 

06 de noviembre de 2009

Directores de Educación Básica, por una mejor formación

 

17 de octubre de 2009

La unidad Mérida de la UPN celebra su XXX Aniversario

 

16 de octubre de 2009

Festejan el XX aniversario del subsistema de Telesecundaria

 

12 de octubre de 2009

Festeja su XXXVI aniversario la Normal de Preescolar

 

12 de octubre de 2009

Se cumplen 45 años de impartir Educación Indígena en el Estado

 

08 de octubre de 2009

El subsistema de Telesecundaria festeja su XX aniversario en Yucatán

 

01 de octubre de 2009

Cumple 25 años la secundaria “Leandro Valle”

 

22 de enero de 2008

Celebración del XXXI aniversario de la fundación del Centro de Educación Artística CEDART “Ermilo Abreu Gómez”

 

20 de marzo de 2007

25 Aniversario de fundación de la preparatoria Salvador Alvarado

 

24 de febrero de 2007

Conmemoración del 186 Aniversario de la Bandera Nacional

 

18 de enero de 2007

La Función del Maestro y el Perfil del Docente en la Actualidad

 

16 de enero de 2007

Una Perspectiva de la Enseñanza en Valores en la Escuela

 

15 de enero de 2007

Festejos y conferencias por los 125 años de la Normal de Educación Primaria

 

09 de enero de 2007

Actividades por el 125 Aniversario de la ENEPY

 

06 de noviembre de 2006

Actividades culturales y artísticas en el 30 Aniversario del Cedart

 

20 de octubre de 2006

83 Aniversario de las Misiones Culturales

 

13 de septiembre de 2006

Homenaje por el aniversario luctuoso del Tte. Coronel Cano y Cano

 

11 de septiembre de 2006

25 Aniversario de la fundación del Cetmar

 

08 de septiembre de 2006

Conmemoran el 25 Aniversario de la fundación del INEA

 

18 de agosto de 2006

Amplio reconocimiento a la labor del Conafe

 

18 de mayo de 2006

Actividades por los 90 años de Bellas Artes

 

03 de marzo de 2006

137 Aniversario del deceso de Cepeda Peraza

 

25 de febrero de 2006

La UADY, referente nacional

 

16 de enero de 2006

Actividades por el aniversario de la ENEPY

 

13 de enero de 2006

Actividades culturales y académicas con motivo del 124 aniversario de la ENEPY

 

14 de diciembre de 2005

XXVI Aniversario de la UPN en Mérida

 

02 de diciembre de 2005

Conmemoran 25 años de la fundación de la Unidad Mérida del Cinvestav

 

20 de noviembre de 2005

Entrega el Gobernador premios a destacados deportistas

 

27 de octubre de 2005

Inauguración de los festejos por el V Aniversario del Tecnológico de Progreso

 

19 de octubre de 2005

Las Misiones Culturales: 82 años de llevar educación a zonas marginadas de Yucatán

 

12 de octubre de 2005

Festeja sus 27 años de fundación la Normal de Valladolid

 

10 de octubre de 2005

Festeja la Normal de Educación Preescolar su 32 aniversario de fundación

 

10 de octubre de 2005

Muchos avances y aportaciones en 30 años de existencia del Hideyo Noguchi

 

29 de abril de 2005

Estampa de la vida y obra de Vicente María Velásquez por Jorge Alvarez Rendón

 

18 de abril de 2005

Festeja su 75 aniversario la secundaria estatal Adolfo Cisneros Cámara

 

11 de enero de 2005

Anuncian actividades con motivo del 123 Aniversario de la Normal de Educación Primaria

 

27 de noviembre de 2004

Cumple sus primeros 10 años la preparatoria estatal No. 6 Alianza de Camioneros

 

27 de noviembre de 2004

La UPN cumple 25 años de trabajo en beneficio de la educación superior

 

20 de octubre de 2004

Entrega de reconocimientos y equipo en el 81 aniversario de las Misiones Culturales

 

13 de octubre de 2004

Reflexiones de la autoridad al conmemorar los 15 años de las telesecundarias en Yucatán

 

14 de julio de 2004

Reciben sus cartas de pasante 156 alumnos que integran la generación 2000-2004 de la ENSY

 

25 de mayo de 2004

Felicitación de la Lic. Carmen Solís por 25 años del Centro de Rehabilitación de Educación Especial

 

29 de abril de 2004

Inaugura el gobernador obras educativas en la Normal Superior y en la Alianza de Camioneros

 

12 de enero de 2004

Inician festejos por el 122 Aniversario de la Rodolfo Menéndez de la Peña

 

31 de octubre de 2003

Las Misiones Culturales, programa vigente a 80 años de fundado